Adhesivos para prótesis dentales removibles

Autor: Vázquez Alejandro

Fragmento

En la actualidad las posibilidades terapéuticas para los pacientes se han incrementado y aquellos individuos que necesitaban de prótesis totales, gracias a los avances en la implantología, a los nuevos diseños y materiales para elaborar prótesis, así como a las técnicas de regeneración tisular y ósea, han mejorado tanto sus expectativas como su calidad de vida de manera considerable. Obviamente aún quedan muchos pendientes sobre todo en aquellos pacientes que por sus condiciones muy particulares, como su alto grado de reabsorción ósea, tumores, cirugías agresivas, inmunodeprimidos, irradiados, o simplemente por su precaria situación económica, de manera forzosa tendrán que utilizar prótesis removibles convencionales, las cuales aún estando bien indicadas, confeccionadas y diseñadas, no las aceptan bien pues se sienten inseguros al portarlas ya sea por su movilidad, o miedo a su desalojo o a que no se adaptan correctamente a las funciones masticatorias, por lo que se hace necesario el uso de adhesivos para prótesis, para mejorar el soporte, la estabilidad, retención y función; o sea favorecer la comodidad del usuario. Los adhesivos para prótesis se consideran como una alternativa para solucionar este tipo de casos, y el odontólogo debe estar informado al respecto para poder asesorar al paciente en su uso. Antecedentes históricos Estos materiales comienzan a utilizarse en el siglo XVIII, siendo recetados, elaborados y dispensados por los antiguos boticarios. Es en el siglo XX cuando aparece la primera patente en 1913, en los Estados Unidos, y surgen las primeras referencias publicadas donde se menciona el número de pacientes que los utilizan y las empresas que los fabrican. En las décadas posteriores de los años 20 y los 30, surgen más patentes. En 1935, la Asociación Dental Americana (ADA) habla de los adhesivos refiriéndose a ellos como “remedios dentales aceptados”.

Palabras clave:

2012-12-06   |   1,124 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 9 Núm.99. Octubre 2012 Pags. 10-11 Odont Moder 2012; 9(99)