¿Explica la esquizotipia la discordancia entre informantes de alteraciones conductuales adolescentes?

Autores: Medina Cristina, Navarro J Blas, Baños Iris, Martinera Patricia, Vicens Vilanova Jordi, Barrantes Vidal Neus, Subirá Susana, Obiols Jordi E

Resumen

Introducción: Las alteraciones conductuales son un predictor de esquizofrenia de gran eficacia. Adolescentes aparentemente sanos presentan conductas alteradas en la misma línea que las manifestadas por sujetos esquizofrénicos. Se ha descrito la relación entre alteraciones conductuales y características de personalidad esquizotípica. Así, los sujetos que puntúan alto en esquizotipia presentan más alteraciones conductuales, con la relación en forma diferencial de las distintas alteraciones conductuales con los subtipos positivo y negativo. Hasta el momento la mayoría de los estudios han subrayado la habilidad de los profesores para identificar conductas que pueden ser usadas para seleccionar personas en riesgo de desarrollar esquizofrenia. No obstante, teniendo en cuenta que muchos estudios concluyen con la falta de acuerdo entre la habilidad de los profesores y otros informantes para detectar alteraciones conductuales adolescentes, se plantea la importancia de estudiar las variables que pueden estar influyendo sobre esta cuestión; concretamente, si la presencia de rasgos de personalidad esquizotípica hacen más ambigua la conducta de los adolescentes con la consecuente dificultad para definirla de manera coincidente por parte de distintos observadores. Objetivos: Analizar la influencia de la personalidad esquizotípica y el sexo de los adolescentes sobre los niveles de desacuerdo entre los grupos (padres, maestros y los adolescentes) que informan sobre alteraciones conductuales. Metodología: Estudio trasversal analítico. Participantes. 160 tríadas de padres, maestros y adolescentes de 13 a 16 años seleccionados en escuelas de Barcelona. Instrumentos. Se aplicaron las tres formas de la escala de alteraciones conductuales de Achenbach: Youth Self–Report, Child Behavior Checklist/4–18 y Teacher’s Report Form. La personalidad esquizotípica de los adolescentes fue evaluada con el Oxford-Liverpool Inventory of Feelings and Experiences. Resultados: Se encontró que a medida que la puntuación en esquizotipia era más alta, la discordancia también aumentaba. Concretamente, un mayor número de experiencias inusuales en los adolescentes aumenta la discordancia en problemas de pensamiento e internalizantes. La discordancia también es mayor en agresividad y ansiedad/depresión a medida que la desorganización cognitiva es mayor. Asimismo, a más anhedonia introvertida, mayor discordancia respecto a problemas sociales, ansiedad/depresión, problemas de atención, externalizantes y en total. Y, por último, la mayor impulsividad no conformista incrementa la discordancia en cuanto a problemas de atención, delincuencia y agresividad. En cuanto a la influencia del sexo, se encontró que en las chicas la discordancia entre los reportes de informantes sobre ansiedad/depresión es mayor que en los chicos. No obstante, esto varía al considerar los efectos de interacción encontrados. De este modo, puede observarse un efecto diferencial entre chicos y chicas del aumento de la impulsividad no conformista y de la anhedonia introvertida. Así, la discordancia entre los informantes es mayor al evaluar ansiedad/depresión en los chicos cuando la impulsividad no conformista es mayor en estos; el caso contrario se presenta en las chicas. Y la discordancia en la subescala internalizante aumenta a la vez que aumenta la anhedonia introvertida en las chicas, pero decrece cuando se habla de los chicos. Discusión: Parece claro que ninguna fuente de datos puede sustituirse por las demás a la hora de evaluar las alteraciones conductuales adolescentes y mucho menos cuando la atención se centra en los adolescentes que puntúan alto en esquizotipia. Las conductas características que ya otros autores encontraron relacionadas típicamente con cada subtipo de esquizotipia suelen ser en las que mayor concordancia hay a la hora de percibirlas. Por ello, se considera que la conducta no predominante en los distintos subtipos de esquizotipia es un claro indicio que puede llegar a generar dificultad para percibirla de forma similar por parte de los informantes, con la consecuente aparición de discordancia entre ellos en estas escalas. Conclusiones: Con objeto de seleccionar sujetos vulnerables a la esquizofrenia y poner en práctica programas de intervención temprana, es necesaria una herramienta lo más exacta y objetiva posible que permita evaluar las alteraciones conductuales adolescentes, y que sea un criterio predictor altamente demostrado.

Palabras clave: Alteraciones conductuales Achenbach informantes adolescentes personalidad esquizotípica.

2007-09-06   |   1,676 visitas   |   Evalua este artículo 0 valoraciones

Vol. 30 Núm.4. Julio-Agosto 2007 Pags. 24-30 Salud Ment 2007; 30(4)